Don Beachcomber y el Origen de la Coctelería Tiki.

Donn the Beachcomber

Cuando pensamos en coctelería tiki, inmediatamente pensamos en establecimientos decorados de manera excéntrica con totems en la entrada, palmeras falsas en sus costados y un sinfín de objetos colgando del techo ¿verdad?. Este estilo que podría etiquetarse de “Hawaiano”, es en realidad una unión de muchas culturas presentes en las islas de la Polinesia como barbados, haití y martinica. Antes de que la coctelería tiki hiciera su debut, ya existían en los años 20’s y 30’s algunos grandes club que representaban de manera lujosa la experiencia de estas islas de las que tanto hablaban los marineros y viajeros que llegaban a la ciudad; pero aún no se podía hablar de coctelería tiki porque en aquellos clubs la gente escuchaba música hawaiana mientras bebían un martini o un old fashioned. Se necesitó de un trotamundos de Texas como Don Beachcomber, para poder unir toda esa experiencia ornamental con la de los excéntricos y deliciosos cocteles tiki.

Don the Beachcomber, el padre de la coctelería Tiki.

Don Beachcomber
Ernest raymond beaumont a.k.a Don Beacomber. Cortesía Difford’s Guide.

Ernest Raymond Beaumont Gantt nació en Texas en 1907. A muy temprana edad andaba merodeando las calles de Nueva Orleans, la ciudad de mayor importancia en cuanto al mercado de licores de la época, junto a su abuelo. Juntos también solían recorrer las islas del caribe en el yate del abuelo trayendo consigo los mejores rones Jamaiquinos que serían vendidos a muy buen precio, pues para ese entonces ya había comenzado la prohibición de alcohol en USA. El más grande amor de Ernest en su adolescencia fue sin duda la cultura del caribe y el aroma de sus rones.

Cuando tuvo 18 años sus padres le dieron la opción de entrar a la universidad o tomar el dinero unversitario y usarlo para lo que el quisiera. Creo que sabemos que su respuesta para entonces estaba bastante clara.

Puede interesarte la historia de la mujer que hizo que prohibieran el alcohol en USA por 13 años Carrie Nation.

Los viajes de Don.

Los siguientes años de su vida los pasó viajando en bote por las aguas del caribe, conociendo diferentes islas y embriagándose de sus artesanías, sus culturas y sobre todo, sus rones. Don conoció los Daiquirís de El Floridita, los asombrosos ponches de ron en Barbados y Jamaica y el famoso Ti Punch de Martinica. Así fue construyendo un imaginario de bebidas que después lo llevaría a tomar el gran paso de abrir su propio establecimiento llamado Don’s Beachcomber.

Con la prohibición oficialmente atrás, y reconociendo que la gente no había probado un trago decente durante los anteriores 14 años de oscuridad, con el olor del ron siempre en nuestras narices, yo empece a crear algunos inusuales y exóticos tragos para la época .

Ernest Gantt a.k.a Don Beachcomber

En 1931 Ernest vuelve a Los Angeles, a un país en plena ley seca y sin un centavo en el bolsillo. De este viaje llegó con muchos recuerdos de sus destinos paradisiacos y con la convicción de abrir un bar. Comenzó lavando platos y pronto trabajo como Valet Parking de un reconocido restaurante, fue en este trabajo que conoció personajes famosos a quienes entretenía con sus historias de aquellos viajes por el caribe y comenzó a hacerse un nombre entre un círculo social muy adinerado.

El final de la ley seca y el comienzo de la coctelería tiki

Recién terminada la décimo octava enmienda (Ley Seca) en 1933, Ernest logra reunir el dinero suficiente para abrir el tan anhela bar de sus sueños. En este punto la historia, La coctelería tomará un rumbo que hasta hoy estamos recorriendo. En un local pequeño de Hollywood nace el primer bar verdaderamente Tiki llamado Don’s Beachcomber, un nombre que alguna vez Ernest había usado como sobrenombre en sus actividades de contrabando. Usualmente los bares temáticos tiki de la época solían ser grandes y lujosos clubs que no representaban realmente las culturas de la Polinesia, por el contrario, Don Beachcomber era un espacio creado por un hombre que se había enamorado y empapado completamente de aquellas culturas y que las conocía mejor que nadie. Pronto un pequeño bar a un lado del Boulevard de Hollywood se convirtió en una verdadera atracción por su estilo un poco descuidado y lúgubre que hacía que fuese como un portal a otra dimensión, a una dimensión a miles de kilómetros de Los Angeles. Pero la decoración del lugar no fue lo que más llamó la atención, fueron sus Cócteles los que se robaron el show.

Don Beachcomber original
Postal de Don’s Beachcomber original – Cortesía Smuggler’s Cove

Don Beachcomber y los primeros Cocteles Tiki.

Ernest, quien años después se cambió oficialmente el nombre a Donn Beach, comenzó por crear lo que el llamo las Rapsodias del Ron, estas se inspiraron en el Planter’s punch, una bebida que se inmortalizó en el caribe con una rima que decía “one of sour, two of sweet, three of strong, four of weak” (uno de acidez, dos de dulce, 3 de trago fuerte y 4 de líquido sin alcohol como agua o té, efectivamente en español no rima). Don Beachcomber jugó con esta estructura y tomó todos los diferentes tipos de rones que conocía, los diferentes cítricos del sur de california, las especias que había probado en sus viajes para crear sus Rapsiodias. Su truco se basó en la gran cantidad de variaciones que hacía con sus cócteles, a Don Beachcomber le encantaba mezclar varios ingredientes y darles nombres extraños como por ejemplo el Falernum (un licor típico del caribe) lo escribía en sus menús al revés “Munrelaf” y además sus cocteles tenían nombres llamativos como “La Virgen Viciosa”, “Colmillo de cobra” y “La caída del misionero”. Los meseros que atendían a los comensales tampoco sabían con certeza que traían los tragos, pues las botellas con las que los preparaban no tenían etiquetas y además estaban entrenados para disuadir a cualquier curioso. De esta forma se lograba generar una experiencia que envolvía a sus comensales y los sacaba de sus rutinas. Aveces incluso cerraba las puertas y reproducía en los altavoces sonidos de lluvia para que las personas se sintieran en otro lugar del planeta y decidieran quedarse más tiempo en el bar. Desde su apertura muchos intentaron decifrar y copiar todo en su funcionamiento, comenzando por los cocteles, esa era una de las razones por las que Don Beachcomber hacía que sus tragos junto con la experiencia fuesen tan excéntricos y diferentes.

¿Te gustan los bitters? Te recomendamos nuestros breves artículos sobre Angostura Bitter y Peychaud Bitter.

Don Beachcomber interior
Don’s Beachcomber en su interior – Cortesía de Smuggler’s Cover.

La despedida de Don Beachcomber.

Donn Vendió su imperio a quien posteriormente sería su esposa, en 1940 se divorcia y ella se queda con el negocio. Ella expande el negocio mientras que Donn se va a la segunda guerra mundial donde lo asignan como líder de los espacios de relajación y descanso de los oficiales de la fuerza aérea en Capri, Niza y Venecia. Luego con su regreso se trasladó a Hawaii, donde creó un imperio de la hostelería sacando el mayor jugo a lo que había aprendido con Don’s Beachcomber. Su esposa Sunny llegó a abrir 20 locales en USA antes de vender la cadena de restaurantes.

y Así es como comenzó la historia de la coctelería Tiki ¿Que te ha parecido? cuéntanos en los comentarios!

A esta historia le hace falta otro capítulo, es la Historia del segundo personaje más importante en la coctelería tiki. Victor Bergeron, o también conocido como Traders Vic.

Te recomendamos mucho que leas también nuestro artículo sobre el Swizzle y así entiendas más la cultura de las islas de la Polinesia o también puedes emprender el viaje a Italia y conocer la interesantísima historia del Conde Negroni en Negroni Historia.

SALUD!

5/5 - (3 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *